Cómo superar la tristeza cuando la soledad nos atropella

La tristeza la vivimos como un vacío en nuestro interior, como si dentro de nosotros hubiera un niño vulnerable llorando en la oscuridad.

Pero lo cierto es que la tristeza, por muy dura que sea, es también un espacio donde nos podemos permitir caer, ser débiles y frágiles, que es igual a un descanso donde nos permitimos ser nosotros mismos.

En la tristeza ya no tenemos que fingir sonrisas, ya no tenemos que hacer el papel de personas felices y perfectas, en la tristeza encontramos un alivio para nuestro espíritu interior.

1-Acepta la tristeza como a un bebe que te pide un abrazo

Nuestro cuerpo se comunica constantemente con nosotros, no hay ni un solo minuto de nuestra vida en el que nuestro interior no nos comunique algo a través de nuestro cuerpo.

Cuando nuestro yo interior está sufriendo, nos envía mensajes a través de nuestro cuerpo y muchas veces preferimos escapar para escucharlo.

Buenos días, alegría: Cómo superar la tristeza y alcanzar el equilibrio emocional (Autoayuda y superación)

Este libro es un antídoto contra la depresión. No se trata de otro manual de autoayuda con consejos generales para alcanzar el bienestar, sino de un programa estructurado paso a paso con las técnicas que han demostrado más efectividad a la hora de mejorar el estado de ánimo en miles de personas.

Si no hacemos caso de las señales que nos indica que nuestro interior está sufriendo, ese sufrimiento se agrandara y nos llevara a la larga a un sufrimiento más profundo.

Así que lo primero que tenemos que hacer es aprender a escuchar nuestro interior, abriéndonos a las sensaciones que nos expresa, aunque sean muy dolorosas.

El cuerpo tiene su propio lenguaje, únicamente se trata de que comiences a experimentar con él para poder descifrar lo que te quiere expresar.

Abraza tu interior, escuchándolo, comprendiéndolo, haciéndole entender que estás aquí y ahora para escuchar sus necesidades, deseos y sueños.

2-Convierte la soledad en una oportunidad para conocerte más a fondo

Cuando nos encontramos solos sin haberlo deseado, es natural que nos sintamos tristes, incluso desesperados.

Muchas personas que no se quieren enfrentar ni a la soledad ni a la tristeza, huyen y buscan el calor en el primer sitio que encuentran, amistades interesadas, malas compañías o vicios.

Pero la soledad te da una oportunidad, la oportunidad de adentrarte más en tu interior para que comiences a conocerte más a fondo.

Si piensas que la vida ha sido injusta al abandonarte a la soledad, es porque todavía no te aprecias lo suficiente para ver que con tu propia compañía deberías de sentirte agradecido.

Es el momento de que te mires al espejo y comiences a preguntarte que es lo que deseas hacer, que es lo que te hace feliz y que te llena de energía.

La reflexión es un regalo que te ofrece la soledad, y con ella puedes descubrir que camino tomar en la vida, que compañías quieres tener y que sueños quieres cumplir.

Cómo liberarte de la queja y lograr más poder en tu vida.

En resumen

La tristeza por soledad puede ser una fuerte bofetada que nos hace ver la realidad de golpe, una primera mirada nos hace ver su peor cara, pero una segunda mirada puede hacernos ver la sabiduría que se esconde en esa oscura situación.

Cuando el destino parece haber jugado de forma maliciosa con nosotros, podemos pelearnos con él, expresando lo peor de nosotros o podemos elegir convertirnos en los aprendices de la vida.

Cuando aprovechamos la oportunidad que nos brinda la soledad, solo tenemos que dejar pasar el tiempo para descubrir que la soledad bien entendida, nos ha acercado más a nosotros mismos.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba