21 mejores formas de cambiar tus hábitos de una vez por todas

Los hábitos son difíciles de hacer o romper.

Se necesita tiempo y esfuerzo para instalar nuevos sistemas en su vida. Pero una vez instalados, se vuelven sin esfuerzo a medida que se vuelven parte de su vida.

Debes entender el principio del sacrificio. Para ganar algo, debes soltar algo. No se puede tener todo en la vida a la vez. Debes elegir tu enfoque y prioridades.

Dicho esto, pasemos a las mejores tácticas para construir o romper hábitos:

1. Si X Entonces Y

Empareja una situación con un hábito o empareja dos hábitos juntos. Por ejemplo, si sientes hambre entre comidas, toma frutas y nueces en lugar de refrigerios poco saludables.

2. Cada X

Crea rituales. Por ejemplo, todos los domingos haz un repaso semanal de tus hábitos.

3. Vincula un buen hábito con una recompensa

Primero, identifica la señal del mal comportamiento, luego reemplaza el comportamiento por uno bueno y recompénsate. Pero ten cuidado de no hacer que tus recompensas no sean saludables.

Mantén una lista de todas las recompensas que se te ocurran y utilízalas para recompensar el buen comportamiento.

También puedes utilizar un sistema de puntos. Por ejemplo, si haces un buen hábito, obtienes X puntos. Con esos puntos, puedes comprar diferentes niveles de recompensas para ti.

Mini Hábitos: Como Lograr Grandes Resultados Con El Minimo Esfuerzo: Hábitos Más Pequeños, Resultados Más Grandes / Smaller Habits, Bigger Results Tapa blanda

La ciencia de los minihábitos destapa las incongruencias de la mayoría de las estrategias de crecimiento personal, estrategias de superación que van en contra de las reglas naturales de tu propio cerebro y que a la larga lo único que consiguen es alimentar la culpa y la frustración. Un minihábito es una pauta sencillísima de conducta positiva, que puedes aplicar cómodamente en tu día a día.

4. Rompe los malos hábitos identificando la señal y la rutina

Elimina la señal de tu vida o reemplaza la rutina por una saludable. Luego, recompénsate por NO comportarte mal.

5. Hábito clave

Identifica un hábito que te prepararé para el éxito durante todo el día.

Cuando comienzas mal el día, te sientes menos motivado para hacer otras cosas de la forma en que pretendías hacerlo. Pero si comienzas tu día con buenos hábitos, genera impulso, por lo que es más probable que te mantengas motivado para continuar con los buenos comportamientos durante todo el día.

Tu hábito clave podría ser: Hacer un ritual matutino, hacer ejercicio, comer un desayuno saludable, meditar, etc.

6. Microhábitos

Haz que sea extremadamente fácil para ti comenzar un buen hábito. En lugar de establecer grandes objetivos para el día, comienza poco a poco para eliminar la fricción de tener un buen hábito.

7. Cuidado con el efecto de licencia

En un estudio, un grupo caminó por el campus como ejercicio y el otro como una actividad divertida.

Luego, se les ofreció budín de chocolate para comer. El grupo, al que se le dijo que el propósito de la caminata era hacer algo de ejercicio, terminó comiendo un 35 % más de pudín de chocolate que el otro grupo porque esas personas pensaron que tenían licencia para comerlo.

Permitirse hacer algo malo porque hizo algo bueno por ti se llama efecto de licencia, que es una forma incorrecta de recompensar el buen comportamiento.

8. Cuidado con el sesgo actual

En el famoso estudio de los malvaviscos, a los niños se les ofreció elegir entre una pequeña recompensa proporcionada de inmediato o dos pequeñas recompensas (es decir, una recompensa posterior más grande) si esperaban un período breve, aproximadamente 15 minutos, durante el cual el evaluador salía de la habitación y luego devuelto (La recompensa a veces era un malvavisco, pero a menudo una galleta).

En un estudio de seguimiento, los investigadores encontraron que los niños que podían esperar más tiempo para recibir las recompensas preferidas tenían mejores resultados en la vida, medidos por puntajes SAT, nivel educativo, índice de masa corporal (IMC) y otras medidas de vida.

Muchas veces sacrificamos nuestro futuro por el presente. El sesgo presente es pensar en el yo presente e ignorar el yo futuro. Piensa en largo plazo y haz la vida más fácil para tu yo futuro.

9. Cuidado con el efecto avestruz

Se sabe que los avestruces entierran la cabeza en el suelo para evitar el peligro (aunque es un mito). La metáfora se usa cuando evitamos los problemas obvios de la vida. Si evitas tus metas, nunca obtendrás lo que quieres. Reconoce cuando ignoras y sigue trabajando en tus objetivos.

10. Centrarse en el significado

Si alguna vez tienes ganas de rendirte o pierdes la motivación, vuelve a la razón por la que empezaste el viaje.

11. Toma posesión

Crea tus propios sistemas y hábitos. No te limites a copiar y pegar los consejos de otras personas en su vida. Conviértete en el creador y hazte cargo de tu destino.

12. Prepárate para lo peor de antemano

Vendrán cosas en tu vida o puedes perder la motivación. En tales casos, solo haz los hábitos clave que mantendrán el impulso. Y una vez que superes las dificultades de la vida, sube de nivel y crea un mayor impulso.

13. Elige pausa y planifica la respuesta

En lugar de reaccionar a la vida con la respuesta de lucha o huida, elige la respuesta de pausa y plan. Antes de tomar decisiones, verifica si se alinea con tus intenciones. Toma decisiones conscientes y sé amable contigo mismo sin importar lo que elijas.

14. Pierde la batalla pero gana la guerra

Si algo requiere mucha fuerza de voluntad para que lo resistas, pruébalo para que puedas guardar tu fuerza de voluntad para tomar más decisiones en el futuro.

Nota al margen: utilice el principio de dosificación.

15. Tómatelo con calma

Escribe todos los hábitos y luego introduce lentamente nuevos hábitos en tu estilo de vida.

No los hagas todos a la vez o perderás el enfoque y la fuerza de voluntad. Recuerda, algunos hábitos toman más tiempo que otros, así que ten paciencia y piensa a largo plazo.

Prioriza los que tendrán el mayor impacto en su vida o que tendrán un efecto indirecto en otros buenos hábitos. Selecciona de uno a tres hábitos que serán tu enfoque clave durante las próximas semanas.

Configura recordatorios y activadores y, una vez que estés seguro de ellos, pasa a otros hábitos de la lista.

La oración de la serenidad: cómo encontrar la serenidad en tu vida diaria.

16. No te prepares para una ocasión especial

A menudo establecemos objetivos para eventos especiales como bodas, fiestas, verano, etc. En su lugar, prepárate para toda la vida.

17. Mantén un diario

Ten un diálogo interno positivo contigo mismo. Mantén un diario y sigue visualizando tu yo futuro.

No importa cómo te sientas, escribe en tu diario todos los días lo que sientas o pienses sobre tu progreso o la falta de él.

El propósito de tu diario no es solo escribir lo que tienes en mente. También sirve para hacer un seguimiento de tus hábitos.

Aprende de los errores y escribe las lecciones en tu diario. ¿Cómo fallaste? ¿Cuáles fueron las circunstancias? ¿Qué puedes hacer mejor la próxima vez? O tómate el tiempo para celebrar el progreso.

Pero recuerda reflexionar especialmente cuando fallas; No solamente hagas un seguimiento de los hábitos cuando quieras sentirte bien contigo mismo. Junto con la reflexión diaria, mantén un hábito de reflexión semanal y mensual para realizar un seguimiento de sus comportamientos  y resultados. Luego, ajusta tu plan haciendo pequeños cambios o agregando nuevos comportamientos.

 

18. Sé específico

En lugar de decir “comeré más alimentos saludables” o “cocinaré recetas en casa”, di “prepararé X receta y para eso necesitaré estos ingredientes. Pondré estos ingredientes en mi lista de la compra”.

19. Pregúntate esto

¿Cuáles son tus prioridades? ¿Es el nuevo cambio una de las principales prioridades en su vida? Si es así, no hay nada que pueda detenerte.

20. Usa el poder de la aversión a la pérdida

Cuando comienzas tu viaje desde cero, no tienes nada que perder. Pero una vez que obtenga algún progreso, ya no querrá perder ese progreso. Así que empuja hasta el principio porque puede ser el momento más difícil.

21. Escríbete una carta

Escribe una nota para ti mismo para los momentos en que será difícil.

Planifica antes del fracaso. Ten un plan de juego para los obstáculos que puedas predecir. Escribe cómo abordarás las dificultades en el futuro.


Al principio, todos los nuevos hábitos parecen difíciles. Es posible que tengas dudas sobre si podrá continuar a largo plazo. Pero no te preocupes, estos pensamientos son normales. Es una buena señal de que te estás esforzando y enfrentando desafíos para conseguir lo que quieres en la vida.

Las personas comienzan fácilmente un nuevo hábito con una motivación brillante. Pero una vez que se repite la tarea, perdemos la motivación y el enfoque. Esto también es normal porque estamos condicionados a resistir el cambio y rápidamente buscamos excusas para no continuar con el nuevo hábito o romper con un viejo hábito. Miles de excusas vendrán a tu mente. Por ejemplo:

  • «Es muy dificil.»
  • «Tengo una vida, ¿por qué molestarse?»
  • “Haré este hábito después de…”
  • “En este momento no puedo hacer esto porque…”

No significa que seas una mala persona si pones tales excusas, es solo la naturaleza humana. Tu trabajo es vencer estas excusas con las tácticas que acabas de aprender.

A veces, tienes una razón genuina para no hacer algo. Pero si realmente quieres algo, puedes hacer lo mejor que puedas, incluso en las peores situaciones.

Cuando te desvíes del camino o te enfrentes a la adversidad, vuelve a levantarte y exige lo que quieres de la vida.

Porque lo mereces.

¿Listo para cambiar tus hábitos?

Rumiación; Cómo romper el ciclo de pensamiento negativo.

Fuente del artículo original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba